Cuando se piensa en reformas de baño, la primera pregunta que surge es cómo hacer un presupuesto. Ya sea que consideres reformar por completo tu cuarto de baño, o simplemente hacer pequeñas modificaciones, es muy importante que sepas cómo presupuestar adecuadamente dicha reforma.

Para establecer un presupuesto adecuado conviene hacerse un par de preguntas, incluyendo:

  • ¿Quién utilizará el cuarto de baño?
  • ¿Cuáles son las necesidades de la familia?
  • ¿Qué tan grande es el cuarto de baño?
  • ¿Se cambiará el diseño o solo se cambiará de lugar un accesorio?

¿Cómo hacer un presupuesto para una reforma de baño?

Una vez que des respuesta a las preguntas anteriores, podrás limitar el alcance de la reforma y comenzar a presupuestar. En este sentido, hacer un presupuesto para una reforma de baño involucra lo siguiente:

Procesar las cifras

En este punto necesitas averiguar lo que puedes pagar y lo que en realidad deseas gastar. Es importante que consideres cuánto tiempo vivirás en tu vivienda. Es decir, si vivirás menos de cinco años, posiblemente requieras de una inversión menor, y elegir acabados más atractivos.

No es buena idea instalar demasiados accesorios de baño de gama alta si las condiciones del baño no los pueden soportar. Si se trata de una vivienda en la que vivirás para siempre, es buena idea realizar una inversión con ayuda de un contratista o diseñador que proporcionen una cotización a desglose para determinar el presupuesto más adecuado.

Elegir con cuidado

La mano de obra en las reformas de baño usualmente representa un tercio de los costos de renovación. Por ello es importante asegurar de elegir con cuidado al contratista, o en su caso organizar los oficios por cuenta propia.

Lo mejor es investigar y solicitar referencias, ya que tener a las personas adecuadas para realizar la reforma del baño, puede ahorrarte mucho dinero.

Detallar y comprar

Gran parte del presupuesto para la reforma del baño estará destinada a los accesorios. Sin embargo, es fácil dejarse llevar por accesorios extravagantes y lujosos. Para evitar gastar de más, es importante comparar precios e investigar si es posible encontrar accesorios similares a un precio más reducido.

También es buena idea considerar productos personalizados o comprados en tiendas. En caso de ser necesario, es conveniente eliminar algunos accesorios de lujo o elementos que en realidad no son esenciales.

Es bueno crear una lista con los accesorios que se planean usar en la reforma, incluyendo por ejemplo:

  • Baldosas, tanto para el suelo, como para los bordes de la ducha.
  • La bañera y las mamparas de baño.
  • Los accesorios de plomería como las molduras de ducha, los grifos, etc.
  • Espejos y lavabos.
  • La iluminación, tratamientos para ventanas, interruptores y enchufes.
  • Mobiliario para almacenamiento adicional.
  • Accesorios de baño como toallero, ganchos para batas, porta papel higiénico, entre otros.

Considera los imprevistos

Al hacer un presupuesto para reformar un baño, es conveniente tener en cuenta que pueden surgir imprevistos. Por lo tanto, se recomienda destinar aproximadamente el 10% del presupuesto total para solventar cualquier tipo de imprevisto.

Además, puedes usar ese dinero para cubrir modificaciones o la compra de accesorios adicionales.

Mantener el enfoque

Incluso si estás muy seguro de que has planificado correctamente la reforma de tu baño, intentan mantener el enfoque y no salirte del presupuesto. En este punto conviene utilizar una hoja de cálculo o una lista para que te mantengas en el rumbo correcto, e incluso para que puedas transmitir adecuadamente las modificaciones.

Muchas personas que realizan este tipo de proyectos suelen gastar de más debido a que basan sus decisiones en información errónea o confusiones. Por lo tanto, al presupuestar una reforma de baño debes ser lo más claro posible en los detalles. Es decir, mantenerse enfocado y organizado, es fundamental para no salirse del presupuesto.

Imagen via https://crocketbath.com/es/